Seguidores

Un bonsái no es un árbol que no crezca, es un árbol al que se le impide crecer, al que se le van podando ramas, cortando raíces, manipulando su crecimiento natural, a capricho absoluto de su cultivador. Pero al mismo tiempo, se va regando y cuidando con esmero para mantenerlo, porque el verdadero placer es que crezca bajo el control de sus manos y de su imaginación. Y así obtiene “su obra”. Es decir, la misma persona que va “destrozando” la planta es la misma persona que le permite que siga viva. Profesor psiquiatra forense Lorente Acosta (El efecto Bonsai)

..

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.
A veces, me refugio aquí.

23 may. 2009

ASI: Consecuencias en los Niños

Para hablar sobre las consecuencias de los abusos sexuales infantiles en los niños parece pertinente abordar la familia incestuosamente abusiva como un sistema o una institución totalitaria, controlando y vigilando la totalidad de las actividades de sus miembros. El grado de totalitarismo familiar es diferente en cada situación, pero es pertinente para describir la relación que el abusador impone a su víctima. El agresor ejerce un control sobre su víctima, a través de la sugestión, de mentiras, chantaje afectivo, intimidación y/o utilizando la violencia. En el abuso intrafamiliar, la víctima depende de manera vital de su abusador, está en situación de dependencia extrema, y si es muy joven, sin distancia afectiva y social que le permita defenderse de su abusador.
En el abuso sexual, las experiencias extremas son el goce sexual, la manipulación de los lazos afectivos, un discurso culpabilizante, la obligación del silencio y del secreto. Las consecuencias de ello son la aparición de efectos traumáticos (angustia, miedo) y también la adaptación de la niña y niño a la situación, teniendo en cuenta su dependencia del abusador y el proceso de sumisión y manipulación que éste le impone.
Los efectos de la traumatización se manifiestan rápidamente una vez comenzado el abuso, pero la víctima, a pesar del sufrimiento, mantiene una distancia con respecto a su abusador. El carácter traumático del abuso sexual es porque el actuar del adulto se sitú a fuera del cuadro habitual del niño. Ello altera la percepción y emociones respecto a su entorno, crea una distorsión de la imagen que tiene de sí mismo, de su visión de mundo y de sus capacidades afectivas.
Las agresiones se dan en el tiempo, por ello hay que distinguir los signos de la fase incial de la interacción abusiva, de aquellos que corresponden a la fase intermedia o de equilibrio, donde la víctima acepta bajo presión la situación como única posible, y los signos de una tercera fase, la desestabilización, provocada por fluctuaciones introducidas por la víctima, o cambios en el cuadro familiar, o rebelión activa contra el abusador, lo que suele conducir a una revelación de los hechos.
El comienzo de la interacción abusiva: La ruptura del cuadro vital de la víctima

El niño primero se enfrenta a un cambio inesperado en su cuadro de vida habitual y produce un estado de confusión, de pérdida de puntos de referencia, con la experiencia subjetiva de "un estado de sedición". Hay una ruptura de contexto. El abuso, con su contenido paradójico, produce el cambio de un contexto de cuidados o intercambio familiar hacia uno abusivo sexualizado. La víctima pierde su equilibrio habitual. Esta situación desencadena estrés, angustia y pérdida de energía psicológica en el niño, la que necesita para contiunar creciendo, y que es desviada para adaptarse a ese cambio de contexto.
También los cambios del comportamiento del padre perturban la relación del niño con su cuerpo y el descubrimiento de su sexualidad. Niña y niño afrontan brutalmente la visión concreta de una sexualidad adulta, percibida como diferente e impresionante, sin tener elementos para comprender esa diferencia. La confusión se refuerza por la ambigüedad de las actividades del abusador que trata de normalizar las relaciones o minimizar el sufrimiento de la víctima. El aislamiento y la ausencia de puntos de referencia refuerzan la angustia y la culpabilidad inducida por el abusador. Así, la víctima sólo tiene a ese adulto como referencia de normalidad y de ley.
Las escenas agresivas son revividas en pesadillas, terrores nocturnos y diurnos, e incluso en ausencia del abusador.
Es un proceso recurrente y progresivo, el niño vive con el temor de su repetición, ello amplía la angustia y agota las reacciones defensivas más estructuradas. El agresor es parte de su "cuerpo familiar", el niño no puede nombrarlo o denunciarlo.
Los niños de los que se abusa sexualmente presentan una hipersensibilidad frente a diversos estímulos que les recuerdan los hechos abusivos. Las reminiscencias de los acontecimientos traumáticos se expresa por medio de estados disociativos.
En adolescentes puede darse el consumo de drogas, como equivalente, desafiando a la droga y experimentar la sensación de controlarla; y además por su efecto que le da la sensación de goce comparable a la que el abusador les había hecho sentir.
También la víctima puede presentar un síndrome persistente de hiperactividad e hipervigilancia, dificultades para conciliar el sueño, terrores nocturnos, dificultades de concentración y para terminar una tarea, comportamientos agresivos. En situaciones menos graves la víctima muestra un carácter irritable, con dificultad para adaptarse a los cambios y manejar la frustración e imprevistos, por miedo a perder el control y no controlar las emociones. En casos más graves, en que la víctima recibió abusos por largo tiempo, y sobre todo con violencia física, hay frecuentes explosiones de cólera imprevisibles, es el miedo el que desencadena la agresividad.
Asustada por el fenómeno de revivificación, la víctima trata de evitar pensamientos y sentimientos asociados a los abusos. Sus mecanismos defensivos hacen reducir contactos con el mundo exterior, es la "anestesia psíquica y emocional" o el estado de evitación e insensibilidad. Los síntomas son: resistencia a determinado lugar, aislamiento social con tendencia a replegarse y detenciones bruscas en juegos habituales, pérdida de interés en actividades que eran atractivas antes del abuso.
Disminuye la capacidad de sentir emociones asociadas a la intimidad, contacto físico y sexualidad. En edad escolar aparecen trastornos de aprendizaje con caída brusca del rendimiento, perturbaciones en la concentración y memoria, sobre todo ligadas a los acontecimientos traumáticos. La no-simbolización en la memoria de la experiencia, crea luego dificultades para describir con detalle las circunstancias del abuso.
La víctima, para resistir la agresión, utiliza estos mecanismos disociativos, entregando su cuerpo al agresor, porque no tiene otra alternativa, pero refugiándose en su pensamiento.
La carrera moral de los niños abusados sexualmente



La alienación sacrificial aparece a medio plazo en el proceso relacional del abuso sexual. La interacción abusiva se "circulariza" a tres niveles. Actuaciones del abusador, respuesta adaptativa de la víctima y necesidad de cohesión de la familia.
La víctima es objeto de un proceso de "resocialización secundaria" bajo la influencia de su abusador. La víctima se adapta a la intimidad de este proceso tratando de salvar lo que le es posible salvar.
El abusador intenta aislar a la víctima de su entorno inmediato, responsabiliza a la madre saboteando la confianza en ella de la víctima y amplía su aislamiento, "si le cuentas a tu madre note creerá" o "ella sabe muy bien de esto". El abusador también crea un clima de terror con amenazas físicas, de asesinato colectivo a toda la familia, suicidio, etc. Entonces la resocialización forzada es resultado del contenido de los mensajes y del carácter parardójico de la comunicación con el abusador, y comunica su drama con trastornos de comportamiento que denuncia en forma encubierta.
Así, el niño preescolar y escolar tiene dificultad para percibir su situación como abusiva y anormal, y como resultado recibe una revelación tardía y no convincente. Por su parte los jóvenes poseen vocabulario y nivel de desarrollo que les da más autonomía e independencia, pero el abuso los ha perturbado gravemente, por eso la denuncia es impulsiva, no reflexiva y a menudo poco convincente.
En otros casos, la víctima tiene un funcionamiento bien adaptado a nivel familiar y escolar y aparece externamente como un niño normal, sin problemas, lo que dificulta la credibilidad de su revelación. A veces tratan de convencer a la víctima del carácter imaginario del contenido de su experiencia. Las enormes dificultades del niño para romper la ley del silencio y el aislamiento son mal aceptadas por los adultos, es difícil creer que la víctima haya podido tolerar la situación tanto tiempo sin decir nada, pero se olvida que el niño está atrapado por alguien que, por su posición y rol, tenía la función de educarle y protegerle.
Luego de denunciar hay alto riesgo de retracción, depende de las intervenciones exteriores a la familia, cómo escuchen, asistan y protejan a la víctima y su revelación. La denuncia fuera de la familia supone una perturbación que hace peligrar la homeostasis familiar y también de los sistemas institucionales que rodean al nño (en los cuales deposita su secreto).
La crisis de divulgación puede ser insoportable para todo implicado y dirigen mensajes directos o indirectos a la víctima, para obligarle a callar o retractarse, y la víctima sacrifica la ilusión de salvar una vez más lo que se pueda salvar, nuevamente se ofrece para mantener el "equilibrio familiar" y del entorno social, preservando la homeostasis familiar y de los sistemas implicados, puede incluso vivir su retracción como un alivio.
Aunque el abuso sexual a niños puede ocurrir en la familia, también puede suceder fuera de ella, por ejemplo por un amigo, persona que lo cuida, un vecino, maestro o un desconocido. Sin embargo, cuando el abuso ocurre, el niño desarrolla una variedad de pensamientos e ideas angustiantes.
No hay niño preparado psicológicamente para hacer frente al estímulo sexual. El niño que es víctima de un abuso prolongado, usualmente desarrolla una pérdida de autoestima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad. Puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y hasta llegar a considerar el suicidio. Pueden también tener dificultades para establecer relaciones con otra personas, a menos que tengan una base sexual. Algunos niños abusados se convierten en adultos que abusan de otros niños o ejercer la prostitución.
En resumen, las secuelas o consecuencias del abuso sexual en un niño son muchas y pueden servir como indicadores de tal situación. Las repercusiones pueden ser a corto o largo plazo y son manifestaciones clínicas inespecíficas, difíciles de identificar como emergentes del abuso sexual:
  • Manifestaciones ansiosas y depresivas, sentimientos de inseguridad, terror (a la presencia de un adulto del sexo masculino) o a otras situaciones, cambios notorios en la personalidad y falta de confianza.
  • Evitación de situaciones análogas al traumatismo.
  • Desarrollo de estados fóbicos o de pánico, miedos repentinos.
  • Tristeza, culpabilidad y vergüenza.
  • Modificación del comportamiento a nivel del sueño: pesadillas, insomnio, terrores nocturnos.
  • Trastornos de la alimentación: anorexia, bulimia compulsiva.
  • Trastornos de la actividad escuela: modificaciones bruscas del rendimiento, dificultad de concentración, negarse a ir a la escuela, mala integración.
  • A nivel social, fugas, aislamiento de amigos y familia.
  • Agresividad excesiva, ira, hostilidad.
  • Abuso de drogas o alcohol, delincuencia.
  • Ideas o intentos suicidas o conductas autodestructivas.
  • En niños pequeños comportamientos regresivos (por ejemplo, mojar la cama).
En relación a problemas de comportamiento sexual, identidad sexual, etc.:
  • Interés excesivo o evitación de todo lo de naturaleza sexual.
  • Comportamiento seductor manifiesto.
  • Conocimiento y comportamiento sexual raro, sofisticado o inusual.
  • Relato de abuso sexual por parte del niño.
  • Decir que tiene el cuerpo sucio, dañado o tener miedo de que haya algo malo en sus genitales.
  • Juego sexual no apropiado a la edad.
  • Evidencia de abuso o molestias sexuales, por el contenido de sus dibujos, juegos o fantasías.
  • Formación precoz de parejas pasajeras.
  • Masturbación compulsiva.
  • Promiscuidad, prostitución.
  • Confusión en cuanto a la identidad y normas sexuales.
  • Repliegue de los amigos.
  • Desconfianza extrema.
Por último también hay consecuencias físicas en el niño abusado sexualmente:
  • Dificultad para caminar o sentarse.
  • Dolor, hinchazón o picazón en la zona genital.
  • Dolor al orinar.
  • Enfermedades transmitidas sexualmente.
  • Contusiones, laceraciones, sangramiento en los genitales externos, vagina o área anal.
  • Embarazo, especialmente en la adolescencia.
Fuente:
Castro Meza, Alfredo Alejandro. El abuso sexual infantil.

13 comentarios:

  1. HOLA AMIGA BASI, COMO ESTAS?. UN ABRAZITO PARA TI Y FELIZ FINDE.
    CHRISSSSSS

    ResponderEliminar
  2. Lo más increíble es que en la mayoría de los casos la familia suele demorar en advertir que hay síntomas de abuso, o quizás no quieran verlos, es otra posibilidad.
    Terrible y espantosa realidad que sufren muchos más niños de los que nos imaginamos.


    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me averguenzo de mi condición de humano ante tales aberraciones. Conozco un caso en mi pais, que hasta los padres terminaron dandole una paliza a su hijo por pensar que mentia al decir que un familiar cercano a él le abusó repetidamente. Tu labor es digna de admirar.

    ResponderEliminar
  4. Hay un problema fundamental y es la verguenza ante la sociedad. Nadie quiere reconocer que está pasando en su familia y esto lo hace mas complicado.

    Se va dando largas para ver si se soluciona por si solo, pero craso error, lejos de solucionarse se agrava en la mente del menor, que terminara necesitando ayuda psicológica, para salir adelante.

    Cuanto antes se corta el mal, antes empieza a resurgir y a vivir una vida normal.

    Un beso Basileia

    ResponderEliminar
  5. estoy de acuerdo ,con el anonimo anterior, la vergunza deberia apoderarse de nosotros de tal forma ,que estas situaciones llegaran a ser impensables, un besito preciosa , y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Desde que conozco este sitio, desde que te leo, no me quito de la cabeza tanta reflexion, somos más animales que los propios animales, hacemos daño gratuitamente a seres indefensos, pero lo peor de todo, es que cerramos los ojos y sólo pensamos cuando leemos o escuchamos una noticia de estas: menos mal que no le sucedio a mi hijo o a uno de los míos, y nos quedamos tan panchos.
    Pobrecitos no solo por su sufrimiento en ese momento, sino el de toda su vida. Creo que seria yo incapaz de llevar un trabajo como el tuyo, tienes mi entera admiración amiga.
    Feliz Domingo.

    Shaiya

    ResponderEliminar
  7. Se me olvidó en el comentario anterior, quisiera hacerte unas preguntas pero en privado, te mando un email a la direccion que tienes, gracias.

    ResponderEliminar
  8. Buenos Días Basi,sobre este tema hay una cosa que jamás he podido comprender.
    El que una madre consienta esos abusos y dejo aparte cuando se trata de una madre que a su vez es maltratada por la misma persona que comete esos abusos a los hijos.
    No,yo hablo de esas madres que callan y a veces convencen a sus hijos para que ''se dejen hacer''
    A día de hoy pienso que el carecer de uno de los instintos más elementales como es el maternal,significa que esa mujer tiene una tara.
    Porque hasta una perra te arranca la mano si intentas hacer daño a una de sus crias.
    Conocí un caso en Las Palmas,donde el padre abusaba de sus hijas,cuanto estas pobres chiquillas crecieron lo denunciaron,la madre se puso de parte del padre y acusó a sus hijas de mentirosas.
    No entiendo a esas mujeres que por un tio caigan en ese tipo de aberraciones,no sé será que yo soy muy rara...
    Pero si mi pareja se atreviese a tocar a un de mis hijos,y lo digo con todas las consecuencias,
    Lo mataria,porque sé que a él no le va a pasar nada tal y como está contemplado el código penal en este país,pero a esos niños dañados es muy díficil recuperar y si lo consiguen,su mundo de vez en cuando se verá invadido de sombras....
    Ah,este tema me supera..
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  9. He leido con mucho cuidado este blog, he quedado impactada, he buscado sobre el tema porque derie a una niña que me indicaba que hbia algo en su actuar, hoy hable con la sicoloa y confirmo lo que yo sospechaba, soy psicopedagoga y trabajo en terapias, en fin estoy asustada porque no se la reaccion de los padres, me asusta que ellos no deseen creer lo que sucede en su familia, en fin doy gracias por esta información, no se si estoy mas tranquila, solo sé que estoy angustiada y con mucha pena..por mi paciente.

    ResponderEliminar
  10. desde que yo tenia 6 años mi tio abusaba sexualmente de mi y sigue haciendolo tengo 11 años de edad soy una niña

    ResponderEliminar
  11. Anónimo, es muy grave lo que acabas de comentar, y si es así, debes denunciarlo, habla con quien más confianza tengas y cuéntaselo, no sé donde vives, ni tu situación familiar, pero has de denunciarlo, a tus padres, algún profesor e incluso a las autoridades. No se debe temer a hacerlo, y es la única solución para detener los abusos.

    Suerte y ánimo

    ResponderEliminar
  12. Hola susana en primer lugar gracias por tu labor. Si me lo permites puedo dejar aqui algo para anónimo. He sentido el malestar y la preocupación al leer su mensaje.
    Anónimo por favor pide ayuda. No se en que país te encuentras, pero hay un teléfono especialmente para niños y adolescentes que corren peligro y es totalmente gratuito, sólo tienes que marcar el número y decir lo que te ocurre. Te lo dejo aqui. Seguro que ellos te van a ayudar:
    TELÉFONO ANAR:
    900202010
    Un saludo susana y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Sentimientos por el aporte, a ver si saco tiempo para poner en la cabecera del blog y bien grande el teléfono de ANAR, pero ultimamente entro desde el movil y modificar el blog cuesta algo, al igual que poder ir a visditaros y dejar comentarios, así que desde aquí te digo que tu labor es impecable tambien.
    Un abrazo y muco ánimo.

    ResponderEliminar

Seria interesante saber tu opinión. Gracias.

Related Posts with Thumbnails

DIFUNDE ESTOS BANNERS, GRACIAS