Seguidores

Un bonsái no es un árbol que no crezca, es un árbol al que se le impide crecer, al que se le van podando ramas, cortando raíces, manipulando su crecimiento natural, a capricho absoluto de su cultivador. Pero al mismo tiempo, se va regando y cuidando con esmero para mantenerlo, porque el verdadero placer es que crezca bajo el control de sus manos y de su imaginación. Y así obtiene “su obra”. Es decir, la misma persona que va “destrozando” la planta es la misma persona que le permite que siga viva. Profesor psiquiatra forense Lorente Acosta (El efecto Bonsai)

..

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.
A veces, me refugio aquí.

11 may. 2009

EFECTOS DEL ASI: Pesadillas

¿Qué es una pesadilla?
Una pesadilla es un sueño tremendamente estresante, que fuerza por lo menos a despertar parcialmente. La persona puede sentir una serie de emociones bastante perturbadoras en una pesadilla, tales como rabia, culpa, tristeza o depresión, pero los sentimientos más comunes son miedo y ansiedad. Las temáticas de las pesadillas pueden variar mucho de persona a persona, e incluso en una misma persona en distintas etapas de su vida. Sin embargo, una de las temáticas más recurrentes es la de ser perseguida. Los adultos generalmente son perseguidos por una figura masculina desconocida, y los niños por un animal o una figura de fantasía.

¿Quién tiene pesadillas?
Casi todas las personas tienen pesadillas en algún momento. La mayoría de los niños tiene pesadillas entre los tres o cuatro años y los siete u ocho. Estas pesadillas aparecen como una etapa normal de su desarrollo, y generalmente no son signo de problemas inusuales. Las pesadillas son menos comunes entre los adultos, aunque hay estudios que demuestran que entre el 5 y el 10 por ciento tiene pesadillas al menos una vez al mes.
¿Qué causa una pesadilla?
Hay diversas posibilidades. Algunas pesadillas pueden ser causadas por cierto tipo de drogas o medicamentos, o por la suspensión de ellos, o por condiciones físicas como enfermedad y fiebre. Las pesadillas de la infancia reflejan la lucha por aprender a lidiar con los problemas y miedos normales de esta etapa. Muchas personas también tienen pesadillas después de haber sufrido algún evento traumático, como puede ser una cirugía, la muerte de un ser querido, un asalto, un accidente severo o abuso sexual, físico o emocional. El contenido de estas pesadillas generalmente está directamente relacionado con el evento traumático y pueden ocurrir una y otra vez. Otras personas pueden tener pesadillas cuando están pasando por algún momento estresante en sus vidas, como una dificultad con algún ser querido, un cambio de trabajo, un embarazo, problemas económicos, etc. Finalmente, algunas personas tienen pesadillas frecuentes que parecen no estar relacionadas con sus vidas. Estas personas tienden a ser más creativas, sensibles, confiadas y emocionales que el promedio de la gente.
Combatir las pesadillas

Una pesadilla... tener que despertar transpirando helado, con dolor de cabeza, miedo y escalofríos es una de las experiencias más angustiantes que podemos vivir. El corazón late como si se nos fuera a salir por la garganta y sentimos una angustia tremenda... y luego nos damos cuenta de que hemos tenido una pesadilla. Puede haber sido sobre uno de los mismos ataques que sufrimos, o puede haber sido sobre un recuerdo o incluso sobre algo que no logramos definir del todo. No importa cuál haya sido el sueño, lo que importa es el miedo. La otra cosa que exaspera de las pesadillas es que no tenemos el más mínimo control sobre ellas. En el mejor de los casos podemos encontrar la razón de por qué soñamos y por qué necesitamos soñar, pero es difícil entender que necesitamos hacerlo, tal como necesitamos de nuestras emociones. Los sueños nos ayudan a encontrarnos a nosotras mismas. Hay muchos significados tras los sueños y muchas teorías tras ellos también.
Como sobrevivientes básicamente necesitamos estructurar nuestras emociones alrededor de nuestras pesadillas y no nuestras pesadillas alrededor de nuestras emociones. Es muy importante saber qué tienes que hacer en caso de tener una pesadilla y tener maneras en que puedas calmar tu cuerpo. Han habido casos en que las personas se despiertan con tal nivel de miedo y ansiedad que incluso han llegado a tener ataques al corazón. Por lo mismo es que es tan relevante no sólo saber qué hacer cuando tienes una pesadilla, sino que también prepararte antes de quedarte dormida. A continuación encontrarás una serie de recomendaciones para antes y después de quedarte dormida de manera de poder evitar una pesadilla y, en el caso de que la tuvieras, poder calmarte y reducir el miedo al despertar.
Prevenir las pesadillas
Obviamente no se puede prevenir una pesadilla. Sin embargo, podemos especular que al hacer ciertas cosas tenemos mejores patrones de sueño en la noche, despertamos más repuestas en la mañana y tenemos menos estrés en la noche. Algunos estudios del sueño han demostrado que tenemos el poder de controlar nuestros niveles de estrés antes de entrar a la fase REM del sueño. De esta manera, se disminuye el input negativo que recibe nuestro cerebro durante la noche. He aquí algunas sugerencias para prevenir pesadillas y/o sueños recurrentes:
  • Usa ropa cómoda. Mantenerse fresca durante la noche te puede ayudar a estar más confortable.
  • No tomes bebidas con cafeína, esto ayudará a que tu mente se relaje y a controlar los procesos de pensamiento.
  • No te expongas a medios que puedan gatillar recuerdos o pensamientos, tales como películas que contengan escenas de violación o violencia.
  • Asegúrate de estar familiarizada con los olores de tu habitación. Hay veces en que los olores pueden gatillar la manifestación de pesadillas.
  • Duerme con la puerta de tu habitación junta y deja encendida la luz del pasillo. Al despertar, es mejor tener una luz tenue que completa oscuridad.
  • Lee un pasaje o una cita motivacional. Pensamientos positivos antes de acostarte debieran ayudarte a despertar más agradada.
Después de una pesadilla
  • Toma un vaso de agua, asegúrate de hidratarte y refrescarte.
  • Date una ducha caliente para relajarte. No un baño de tina, ya que podrías quedarte dormida.
  • Respira profundamente por la nariz y exhala por la boca cada diez segundos.
  • Llama a un amigo o a algún miembro de la familia que te apoye. A veces escuchar una voz calmante es todo lo que necesitas para poder seguir durmiendo.
  •  
  • http://inocenciainterrumpida.net/

4 comentarios:

  1. Gracias por estos consejos, los anotaré.

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. un besito linda ,y gracias por todos estos consejos que nos ofreces

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno de esta gran información, es que no solo es para quien tenga pesadillas producidas por los ASI, si no en general, cuando esas pesadillas acuden por defecto diariamene.
    La guía la tenemos ya en proyecto reina, te iré contando.
    Petons

    ResponderEliminar
  4. Si estoy de acuerdo con Celia, esta informácion es valiosa para todo el mundo.

    ResponderEliminar

Seria interesante saber tu opinión. Gracias.

Related Posts with Thumbnails

DIFUNDE ESTOS BANNERS, GRACIAS