Seguidores

Un bonsái no es un árbol que no crezca, es un árbol al que se le impide crecer, al que se le van podando ramas, cortando raíces, manipulando su crecimiento natural, a capricho absoluto de su cultivador. Pero al mismo tiempo, se va regando y cuidando con esmero para mantenerlo, porque el verdadero placer es que crezca bajo el control de sus manos y de su imaginación. Y así obtiene “su obra”. Es decir, la misma persona que va “destrozando” la planta es la misma persona que le permite que siga viva. Profesor psiquiatra forense Lorente Acosta (El efecto Bonsai)

..

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.
A veces, me refugio aquí.

3/11/2009

ILUSTRES MALTRATADAS: Las hermanas Mirabal: heroicidad y martirio (3ª parte y última)


EL ASESINATO
DE LAS HERMANAS MIRABAL


En 1960, la Organización de Estados Americanos condenó a las accionas del gobierno dominicano y mandó unos representantes a observar la situación en la República Dominicana. Por esta razón, Trujillo ordenó que las mujeres detenidas en las cárceles fueran liberadas, incluso Minerva y Maria Teresa. Sin embargo, sus esposos quedaron presos. Fueron detenidos en La Victoria en Salcedo; luego Manolo y Pedro fueron transferidos a la cárcel San Felipe en Puerto Plata mientras Leandro permanecía en La Victoria
 
LA DECISIÓN A MATAR LAS HERMANAS MIRABAL


Existían varias circunstancias que podían haber contribuido a la decisión de Trujillo a matar las hermanas Mirabal. Ellas respresentaban un peligro para su régimen porque eran bien-conocidas y admiradas en todas partes del país. No importaba cuántas veces Trujillo las arrestaba ni cuántas de sus propiedades y posesiones él confiscaba; Minerva, Patria y Maria Teresa se negaban a dejar su misión de restaurar la democracia y las libertades civiles a la nación. Se sabía que a Trujillo, un hombre casado, le gustaba seducir a las muchachas jóvenes y mantenía a sus varias amantes en sus mansiones por todo el país. En la celebración de 1949 en San Cristóbal, Trujillo falló en su esfuerzo a seducir a Minerva. En su libro Tres Heroínas y un Tirano, Miguel A. García habla de esta conversación entre Minerva y el dictador mientras que bailaban:

TRUJILLO: ¿Ustéd está de acuerdo con mi línea política?
MINERVA: No me interesa la política.
TRUJILLO: ¿Y si yo le mando a mis súbditos para que la conquisten?
MINERVA: ¿Y si yo conquisto a sus súbditos?


LOS ASESINOS


Trujillo tenía que ser muy selectivo cuando eligiendo los hombres dispuestos a cometer un crimen tan horripilante. Eligió a los asesinos a base de sus acciones anteriores; los que mostraban que ya no tenían ningún problema matando a cualquiera fueron elegidos. Estos hombres eran Victor Alicinio Peña Rivera y los siguientes miembros de la policía secreta: Ciriaco de la Rosa, Ramon Emilio Rojas, Alfonso Cruz Valeria, y Emilio Estrada Malleta. Esta policía, llamada el Servicio de Inteligencia Militar, o SIM, había sido organizada por Trujillo cuando aún estaba subiendo por los grados militares en el ejército. Su experiencia con los soldados de marina de los Estados Unidos le había enseñado unas cosas de inteligencia militar. Trujillo había formado varias agencias que espiaban en el público, y hasta en las otras agencias. Los ciudadanos dominicanos tenían que cargar tarjetas de identificación publicados por la policía.
Las desapariciones de los críticos de Trujillo y también los rumores de torturas e homicidios cumplidos por el SIM les ganó una reputación temerosa por el país entero. La participación de los susodichos asesinos en las actividades del SIM hizo que Trujillo los eligiera para llevar a cabo el homicidio de las hermanas Mirabal.


EL HOMICIDIO

 Es viernes. Minerva, Patria y Maria Teresa estan listas para irse a Puerto Plata. Esperan al chófer que las va a llevar en el Jeep Land Rover del amigo René Bournigal. Alguien toca la puerta de entrada.  
Patria: Buenos días. Ah! Usted es el chófer que nos va a llevar? 
Chófer: De eso venía a hablarle, fíjese yo no puedo ir pa’llá… 
Patria: Cómo que no puede? Y ahora, quién nos llevará?  
Chófer: Es que…  como las están acechando…  
Patria: ¿Acechando? ¡Ah! Pero acechando estan ellos siempre… 
Chófer: Si, pero e pa’matarlas! 



Minerva se acerca a la puerta, al oir la conversación. 

Minerva: Qué es lo que pasa, Patria? 
Patria: El chófer que nos iba a llevar, se echo pa’trá. Tiene miedo? 
Minerva: Qué es eso, de que usted no va? 
Chófer: Mire, doña Minerva, mie’o no e… me entiende? 
Minerva: Está bien. Váyase, esto no es obligado; pero debió de habérmelo dicho ayer… 

El chófer se aleja. Ahora queda la duda de ir o no. Minerva podría ir manejando, pero era muy riesgoso y ella no tenía la suficiente experiencia para tomar esa carretera. También, entendían que un hombre debía acompañarlas de manera que intentaron resolver la situación con alguien de confianza y coraje. 

Minerva: Bueno, ahora sera buscar otro… 
Patria: Pero a quién? Todo el mundo está metío en miedo… 
Minerva: Patria, quédate dándole el desayuno a los muchachos, voy a buscar a Rufino De La Cruz. 

CASA DE RUFINO DE LA CRUZ 

Rufino: Minerva! Buen día! Qué está pasando? 
Minerva: Que bueno que te encuentro Rufino. Lo que pasa es que necesito un favor y no sé tienes compromisos para hoy… 
Rufino: No tengo compromisos. 
Minerva: Es que el chófer que nos iba a llevar a Puerto Plata se arrepintió… tú sabes de los rumores que andan por ahí, sabes del riesgo que corremos, pero eso no nos puede detener… Tú te atreverías a ir con nosotras, manejando? 
Rufino: Claro que sí. Ustedes saben que yo estoy para servirles y más en casos así. En qué nos iremos; en qué máquina? 
Minerva: En el Jeep de René Bournigal. 

LOS ACONTECIMIENTOS EN EL JEEP


Los del SIM esperan en un recodo del camino. Todo está montado para la emboscada a las Mirabal. La comunicación entre los militares de la zona es intensa. Ciriaco repasa las ordenes.  
Ciriaco: ¿Y los palos? 
De la Cruz: Atrás, en el baúl... 
Malleta: ¡Coño, ahí viene el yip! 
Ciriaco: ¡Preparense carajo, esto no puede fallar! ¡Viva el Jefe! 

El grito de ¡Viva el Jefe! no era un grito de guerra era una arenga de muerte .  El grito de la intolerancia, de la maldad, del odio, de la más hedionda miseria humana. Las fieras se paran en medio de la carretera con las garras en alto. 


Rufino: ¿Qué será lo que quieren esos tipos? 
Minerva: Párate Rufino, vamos a ver qué quieren, no hay más remedio. 
Patria: ¿Serán del SIM? 
María Teresa: Tal parecen, pero andan en un carro público de la capital… 
Minerva: Ese de ahí es Ciriaco de la Rosa. 

Rufino detiene el Jeep justo a escasos pasos de los esbirros del SIM.  

Minerva: ¿ Qué desean? 
Ciriaco: ¿Ustedes son las Mirabal? 
Minerva: Usted bien que nos conoce, sabe que yo me llamo Minerva Mirabal y que nos conocimos en la carcel de la “40”. Su nombre es Ciriaco de la Rosa… 
Ciriaco: Tiene buena memoria. Así que ya no tengo que decirle que somos del SIM. 
Rufino: ¿Y qué usted quiere? 
Malleta: Oye tú, cállate… 
María Teresa: Pero eso es. Que diga lo que pasa y que nos deje ir… 
Ciriaco: Ustedes tienen que acompañarnos, están detenidas… 
Minerva: ¿Y eso qué es ahora? 
Criaco: Son órdenes. Allá le dirán. Así que bájense y móntense en el carro. 
Rufino: Ah, no. Nosotros vamos en el Jeep

Malleta: ¡Vaya con el caballero! Usted no entiende cuando tiene que callarse!
Ciriaco: ¡Ta bueno ya! Bájense del Jeep...  

Ciriaco abre la puerta delantera y toma a Minerva por un brazo, empieza el forcejeo. 

Minerva: ¡Nadie nos saca de aquí, abusador! 
Ciriaco: Coño aquí mando yo, carajo, salgan de ahí. Malleta, Cruz, Lora, ocúpense de las otras. 

Patria logra escabullirse por la puerta trasera del Land Rover en el preciso instante en que se acerca el camión de la Caja de Seguros Sociales y el chófer advierte a lo lejos el movimiento… 

Chófer: Hey, ¿qué pasa ahí?

El camión se detiene justo atrás del Land Rover, y en medio de la carretera.  

Patria: ¡Ayúdennos!¡Nos quieren matar! ¡Somos las Mirabal! 

Patria llega hasta el camión y se aferra al manubrio de la puerta del chófer. De inmediato Ciriaco se lanza sobre ella y la separa violentamente. 

Ciriaco: Tenga mucho cuidado con lo que dice. Cuidado si abre el pico. Nosotros somos del SIM. ¡Usted no ha visto nada! ¿Tá claro? Lárguese… Terrero déjalo pasar, y usted doña tese quieta! 

El camión se aleja del lugar. Las Mirabal son esposadas con los brazos delante. 

Malleta: ¿ No es peligroso dejarlos ir? 
Ciriaco: Esos van muertos del miedo, pero después nos encargaremos de que no abran el pico. 
Minerva: ¿Qué es lo que ustedes van a hacer con nosotras? 

Recibe un silencio por respuesta. Los esbirros las montan en el carro, en tanto a Rufino lo dejan en el Jeep. Patria y Maria Teresa van atrás con Cruz Valerio. Minerva alante con Ciriaco al volante y Lora del lado de la puerta. Malleta y Terrero llevan el Jeep. 

Ciriaco: ¡Oye Malleta, encargate de todo! 
Minerva: ¡Esto le va a pesar a Trujillo! 


El Morris se dirige por un camino vecinal y se detiene al llegar a un laberinto de árboles. Ciriaco, Lora y Cruz salen del carro, permaneciendo las Mirabal adentro. 

Ciriaco: Cruz, tú te vas a encargar de la de la trenza. Lora, llévate a esa delante. Yo me ocupo de la otra. Vayan sacando los palos, en lo que llegan Malleta y Terrero.

Patria reza. Minerva y Maria Teresa permanecen calladas. En otra parte cercana se encuentran Malleta y Terrero planeando cómo matar a Rufino. 

Malleta: Yo le voy a poner conversación y tu lo agarra por detrás, dale bien duro.

Rufino inquiere a los hombres. 

Rufino: ¿Para dónde se llevaron a las Mirabal? 
Malleta: Caballero, no se preocupe por eso, Ahorita vamos pa’ llá! 

Terrero se acerca por detrás y le propina un fuerte garrotazo a Rufino, quien cae pesadamente, ya inconsciente en el suelo ambos hombres le propinan una andanada de golpes con un palo hasta sentir que muere. Lo montan en el Jeep y se van al encuentro de los demás. El siniestro plan comienza a realizarse. Al llegar informan de la muerte de Rufino cuyo cuerpo queda inerte dentro del Land Rover. 

Ciriaco: Ahora quédense vigilando en lo que nosotros terminamos con las mujeres esas…  

Patria reza. Minerva advierte que los esbirros se dirigen hacia ellas. 

Ciriaco: ¡Salgan de ahí! 

Agarra a Minerva, pero ésta se zafa y sale sola. María Teresa sale, Patria se resiste, pero Ciriaco la saca de un golpe. Forcejeo. Minerva y Maria Teresa intentan defender a Patria empujando a Ciriaco, pero son agarradas por Lora y Cruz. 

Patria: ¡Nos van a matar! 
Ciriaco: ¡Cállense! ¡Acabemos con esta vaina! 
Patria: Ay, por Dios, no nos maten. Somos madres… 
Minerva: ¡Patria, no le ruegues a estas fieras! 
Ciriaco: ¡Ta’ bueno! ¡Acaben con eto! 

Violentamente, Lora agarra a Minerva. Ciriaco a Patria, y Cruz a María Teresa. Son separadas e introducidas entre los matorrales. María Teresa empuja a Cruz e intenta huir, pero es alcanzada y derribada de un golpe en la cabeza, cae boca abajo y Cruz se le tira encima dándole fuertes golpes en la cabeza, luego toma un pañuelo y la ahorca hasta la muerte. Igual ocurre con Patria, quien empujada por Ciriaco cae boca abajo y al intentar pararse es derribada a golpe de palos, sin darle tiempo a gritar, luego es ahorcada por Ciriaco, con un pañuelo. En tanto, Minerva enfrenta a Lora, quien ciego de ira la golpea en los brazos y luego en la cabeza hasta que Minerva cae inconsciente.
Cargan los cuerpos y los montan en el Jeep . Se dirigen hasta las orillas del precipicio de La Cumbre, el lugar elegido para finalizar la operación militar. Cuando se disponen a empujar el Land Rover hacia el precipicio, Ciriaco advierte quejidos de una de las Mirabal. 

Ciriaco: ¡Hay una viva! Ustedes, coño no sirven pa’ ná… 

Descubre que la que aún está con vida es Minerva. La saca del Jeep y le dá tantos garrotazos que los otros quedan estupefactos con la bárbara acción.  

Ciriaco: Ahora, móntenla en elJeep, ya está muertecita la Minerva esa… 

El  Jeep es empujado hacia el barranco con los cuerpos de las Mirabal y de Rufino en su interior. El sol se ha ocultado. Las fieras se retiran.







De esta manera, las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz fueron golpeados hasta la muerte al lado de una carretera entre Puerto Plata y Santiago. Patria tenía 36 años de edad, Minerva 34, y Maria Teresa 24. Este acto horrible sí tuvo consecuencias para Trujillo; el homicidio de tres mujeres indefensas era lo último que la población dominicana podía aguantar, y así comenzó el fin del régimen de Trujillo.

Juicio e Impunidad de los asesinos
En el mes de junio de 1962 se inició el juicio en la Cámara Penal de Jurisdicción Nacional a los acusados y cómplices del asesinato de las hermanas Mirabal y el chófer Rufino de la Cruz.
En el banquillo de los acusados fueron sentados los autores materiales del cuádruple crimen, Ciriaco de la Rosa, Alfonso Cruz Valerio, Emilio Estrada Malleta, Ramón Emilio Rojas Lora y Néstor Antonio Pérez.
Como cómplices fueron juzgados Sandito Almonte, Cándido Torres Tejada (Ausente en el juicio), jefe de Operaciones del Servicio de Inteligencia Militar en la estación Central en Ciudad Trujillo,  Víctor Alicinio Peña Rivera, jefe de Operaciones del SIM en el Cibao, Silvio Antonio Gómez Santana, Viterbo Alvarez (Pechito), Pedro Peña Ortiz y David Olivero.
El magistrado doctor Osvaldo B. Soto, presidía el tribunal especial. El Procurador Fiscal de Jurisdicción Nacional, era el doctor Rafael Valera Benítez, mientras que la parte civil estaba representada por los doctores Héctor Sánchez Morcelo, Ramón Pina Acevedo, Francisco Carvajal Martínez, Antonio Guzmán y Miguel A. Vásquez Fernández. El abogado de la defensa de los acusados fue el abogado de oficio Héctor Barón Goico. El tribunal condenó a los principales acusados a la pena máxima de 30 años, excepto a Ciriaco de la Rosa que de manera insólita fué condenado a sólo 20 años por supuestamente colaborar con la aclaración del crimen, aunque realmente nunca las cumplieron, tiempo después y con la ayuda de grupos militares trujillistas fueron provistos de pasaportes y sacados del país. 
Muchos de ellos han muerto en distintas circunstancias, otros , muy pocos, se encuentran vivos gozando de la impunidad que les permitió la complicidad oficial y un pueblo con ansias de libertad y a veces un poco olvidadizo.

- FIN -
Fuente:
http://www.27febrero.com/
http://www.learntoquestion.com/seevak/groups/2000/sites/mirabal/Spanish/Asesinato/asesinato1.html
http://lavendatransparente.wordpress.com/

19 comentarios:

  1. Dios mío! pensar que estas barbaridades tengan que pasar para que se ponga fin a dictaduras como la de Trujillo! es indignante que los pueblos lleguen a soportar semejantes atrocidades.
    Gracias amiga por ilustrarnos sobre estas cosas. En mi caso desconocía totalmente esta triste historia.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Madame, que emocionante ha estado hoy, con esa recreacion del crimen que nos hizo ver toda la escena con tanta nitidez.
    Pienso que tal vez si hubieran hecho mas caso de las palabras del chofer se hubieran librado en esa ocasion, pero seguro que aun asi sus asesinos hubieran buscado otra ocasion. Estaban decididos a acabar con ellas.
    Que sensacion de impotencia que los asesinos al final ni siquiera paguen su crimen. Asi sigue siendo tantas veces.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Es increíble toda esta historia,me da mucha tristeza.Gracias por toda esa información que desconocía,tienes un blog enriquecedor y maravilloso.
    Un besito guapisima,seguiré leyendo eres pura cultura.

    ResponderEliminar
  4. Has hecho una interesante labor de Ilustres maltratadas, en especial las entradas dedicadas a estas mujeres. Conocía algo de sus vidas, pero no con exactitud que ocurrio ni el papel exacto que tuvo Trujillo en sus asesinatos.
    Sus muertes no pueden quedar en el olvido después de tanto que lucharon.

    Un beso enorme Susana, hablamos.TQ

    ResponderEliminar
  5. Yo desconocía esta historia, pero, te agradezco esta entrada y que sus vidas y su muerte no queden en el olvido. Besines.

    ResponderEliminar
  6. Desconocia la esta historia, pero me dio escalofrios leerla...
    Tienes un blog muy comprometido con las mujeres maltratadas u golpeadas... te felicito!!!
    Algo de esto hay en mi historia de niña!!!
    Me gusto esa frase que esta al costado de tu blog donde dice "Mamá, hazlo por nosotros, actua"
    Es genial, solo que miuchas mujeres ya se sabe que por miedo, no denuncian estos casos de abuso y maltrato!!!
    Besos cielo, que pases un maravilloso dia!!!

    ResponderEliminar
  7. No conocía la historia, siento horror por el fin de sus vidas, total repudio a la libertad de los asesinos y mucha pena porque actos como este todavía se siguen repitiendo en el mundo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Como fueron tratados los miles de fusilados y fusiladas igual que estas tres hermanas.Pues como creeis que se sostienen las dictaduras, sino con el miedo ha ser asesinados y presos;y como no los dictadores suelen ser creyentes, pero mira por donde no conozco ningun caso enque la iglesia denegara la eucaristia al dictador¿si viniese Jesus, los hecheria del templo? una abraçada Julio

    ResponderEliminar
  9. cómo todas las historias que cuentas, ésta también es increíble y horrorosa!!
    no la conocía...
    gracias por compartir.

    besoss

    ResponderEliminar
  10. Hola Basileia, vaya un amanera de morir tan horrible (todas son horribles) a palos, es demasiado cruel.

    No conocia esta historia, pero bien podria ser llevada al cine como el caso de las 13 Rosas, para el conocimiento del gran público y a ver si se acaban este tipo de atrocidades, que por suerte cada vez hay menos, pero aún hay demasiadas aunque solo fuese una.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Durísima está entrada, y las anteriores. Que poco queremos ver la realidad, mil gracias..
    Mis besos siempre.

    ResponderEliminar
  12. !Madre mia! Que entrada. No conocia nada de esta historia me dejo un triste sentimiento. Que forma de morir tan espantosa. Un beso grande

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa, como te prometí aquí estoy. Espero que nos visitemos a menudo.Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  14. Me dejas de piedra,mi querida Su,como siempre nosotras¡¡¡Maldito mundo de abusos!!
    me encantó tomar ese café contigo mi reina.Besitos para tí.
    Eres un cielo.MJ

    ResponderEliminar
  15. Acabo de ver la pelicula en TV, no conocia la historia de estas 3 martires, mi curiosidad una vez vista la pelicula, me llevo a investigar y conocer mas de este trio de Valientes y Admirables mujeres. Dios les debe tener en un lugar muy especial en el Cielo. Un verdadero ejemplo a seguir. Hoy en dia aun se dan condiciones politicas similares en algunos paises de Latinoamerica, ojala surjan muchos y muchas Mirabal para derrumbar el despotismo y violaciòn frecuente de derechos humanos. Saludos. Alfonso Galante.

    ResponderEliminar
  16. esos malditos al igual que el malparido trujillo deben ir derechito a la paila del infierno donde dios realmente dios ase justicia y no interfiere la cabroneria del hombre maldito sea trujillo y los asesinos de las hermanas mirabal

    ResponderEliminar
  17. donde verdaderamente dios hace justicia

    ResponderEliminar
  18. una historia horrible, que nunca mas puede suceder dios todopoderoso debe impedirlo, al igual que los organismos internacionales deben abortar a cualquier presidente que se asemeje a cualquier dictador, a nadie se debe asesinar y mucho menos a mujeres indefenzas esto refleja que trujillo y los que cometieron el crimen eran homosexuales.

    ResponderEliminar
  19. Que bueno ver que no solo nosotros, los dominicanos, recordamos con horgullo estas nobles y valientes mujeres, gracias a todos por sus comentarios y les invitoa que vean dos peliculas que han sido llevadas a la pantalla grande sobre la vida y muerte de estas tres heroinas, una se llama en el tiempo de las mariposas o "In the thime of the butterflies", adaptacion de la novela de julia Alvares, y la mas reciente "Tropico de Sangre" del productor juan delancer, ambas muy bien actuadas y donde se detalla la complejidad de la atmosfera que se vivia en la epoca, en mi bella Republica Dominicana

    ResponderEliminar

Seria interesante saber tu opinión. Gracias.

Related Posts with Thumbnails

DIFUNDE ESTOS BANNERS, GRACIAS