Seguidores

Un bonsái no es un árbol que no crezca, es un árbol al que se le impide crecer, al que se le van podando ramas, cortando raíces, manipulando su crecimiento natural, a capricho absoluto de su cultivador. Pero al mismo tiempo, se va regando y cuidando con esmero para mantenerlo, porque el verdadero placer es que crezca bajo el control de sus manos y de su imaginación. Y así obtiene “su obra”. Es decir, la misma persona que va “destrozando” la planta es la misma persona que le permite que siga viva. Profesor psiquiatra forense Lorente Acosta (El efecto Bonsai)

..

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.

LA ARMONÍA DEL SILENCIO, mi nuevo blog.
A veces, me refugio aquí.

1/2/2010

SÍNDROME DE ESTOCOLMO EN LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

El nombre del síndrome se creó tras el robo de un banco en Estocolmo, Suecia, en el cual los atracadores retuvieron a empleados del banco como rehenes desde el 23 de Agosto al 28 de Agosto de 1973. En este caso, las víctimas se encariñaron emocionalmente con sus secuestradores e incluso los defendieron después de que fueran dejados en libertad tras sus seis días de cautiverio, rechazando testificar en contra de ellos. Más tarde, después de que se juzgaran y fueran condenados a prisión, uno de ellos se casó con una mujer que había sido su rehén. 


A pesar de las dificultades y del miedo hay que romper el silencio. El silencio siempre es un obstáculo y una de las principales trabas que tiene la mujer para acabar con él , es ella misma. Reconocerse como víctima y “traicionar” al que ha sido su compañero, asumir el juicio social, sentirse responsable de las agresiones, la falta de perspectivas personales y económicas… son factores psicológicos y sociales que perpetúan la lacra de la violencia doméstica.
La macroencuesta realizada en marzo por el Instituto de la Mujer revela que el 12,5% de las mujeres maltratadas no se reconoce como tal. ¿Mecanismo de defensa o interiorización de unos roles impuestos? Según Andrés Montero, Presidente de la Sociedad Española de Psicología de la Violencia, la definición misma de maltrato no es unívoca y depende de tantos factores que para muchas mujeres los insultos no son agresiones... para otras muchas, un bofetón, tampoco.
La mayoría de las que sufren maltrato están inmersas en una maraña de comportamientos para poder aguantar el infierno de la convivencia. Muchas no soportan esta situación y acaban tomando la opción del suicidio...
Asumen el sufrimiento como un desafio, como si ellas pudieran cambiar la situación, cambiarle a él. Echan la culpa de la irritabilidad de sus compañeros a factores externos como la falta de trabajo, los problemas, e incluso llegan a culpabilizarse a sí mismas. Encuentran cualquier argumento para justificar a su pareja; en el 45% de las denuncias, la mujer argüía el alcoholismo del hombre como causa desencadenante de la agresión, cuando está demostrado que el porcentaje de agresiones que se producen bajo los efectos del alcohol es muy reducido.
La ausencia de unas redes sociales sólidas hacen que su mundo sea su compañero, que los proyectos de él sean los suyos propios y que todo se reduzca a él.
Pero ¿cómo se explica que una mujer pueda soportar durante años malos tratos brutales (más del 70% convive con el agresor más de cinco años)? ¿Por qué no sólo no los rechaza sino que encuentra justificaciones?
Parece una paradoja de amor y violencia. Muchas mujeres maltratadas vuelven con su pareja y la protegen. Para el doctor Brookoff, especialista en violencia doméstica, esto se explica porque piensan antes en la familia que en ellas mismas y soportan todo con tal de mantenerla unida. Otros postulan que la mujer necesita la relación de pareja para reforzar su identidad propia y que por eso intenta mantenerla a toda costa.
En cambio, hay una teoría que sostiene que el 27% de las mujeres maltratadas aguanta con su pareja porque sufre las mismas reacciones psicológicas que los prisioneros de guerra o que las víctimas de los secuestros. Se trata del conocido Síndrome de Estocolmo: una persona amenaza de muerte a otra y parece capaz de llegar al extremo de matar. La víctima no puede escapar y su vida depende de la persona que la ha hecho prisionera. El opresor se muestra cariñoso y violento, alternando ambos comportamientos.

Hay cuatro fases de victimización:
1°Desconfianza y negación: "Esto no me puede estar pasando a mí".
2°Se acepta la situación. La víctima cree que es totalmente dependiente del agresor y le ve como un super hombre.
3° Depresión traumática y estrés postraumático.
4° Integración del trauma en la vida normal.
Esta teoría muestra el impacto psicológico del sometimiento a otra persona y explica que algunas mujeres maltratadas protejan a sus maridos. Pero hay una diferencia fundamental entre los secuestrados y las víctimas de la violencia doméstica: los primeros reciben ayuda para escapar , al igual que cuando ya han sido liberados, en cambio,  las segundas no.

ANTE LA PRIMERA SEÑAL
DE MALOS TRATOS LLAMA



 Fuente:
*Extraído de diario El Mundo, España,

11 comentarios:

  1. Me llega muy dentro este tema, lo conozco de cerca. Creo que hasta que no exista una educación real no sexista el problema del maltrato tendrá dificil solución. Me aterraria pensar que un hijo mio fuera maltratador, más aún que mi hija fuera maltratada, la base para que eso no suceda creo que la tuvieron siempre, en casa nunca se usó lenguaje machista ni se les ha educado de forma diferente por ser de distinto sexo y dejando siempre como prioritario el respeto hacia los demás y hacia uno mismo.
    ¡Qué rollo lo siento!, es que me apasiono demasiado.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  2. SI Fabia uno esta tranquilo cree que fué correcto, y tus hijos tambien lo son.
    Pero bienen nuevos en tu casa, cuando el hijo escoge compañera, y la hija compañero.Y entonces es cuando pueden benir los problemas,y si hay hijos mas problemas;-te amargan la vejez. un abrazo Julio

    ResponderEliminar
  3. Es algo que nunca he llegado a comprender.¿Por qué tras un maltrato o secuestro la víctima le defiende?Quizás sea un shock emocional y te aferras a lo que conoces por malo que sea.
    muy buen post.
    Mil besos.MJ

    ResponderEliminar
  4. Yo lo viví con varias parejas, por desgracia, el haber sufrido abusos sexuales en mi infancia ya me predispuso a acabar con hombres así, y era una pareja tras otra, golpes, patadas,gritos. El último que me puso la mano encima me empujó contra una puerta, caí al suelo y me puso un cuchillo en el cuello. Pensé que era lo ultimo que vería. Solo le grité te quiero para calmarlo, no porque lo sintiera, temí por mi vida, ¿que puedes decirle en ese momento? estas anulada, acobardada, humillada, sin ayuda social ni familiar, ¿que puedes esperar mejor que eso? En ese momento pensaba así, que no podía aspirar a nada mejor. Por suerte si encontré algo mejor, al cabo de casi 4 años después, pero conocí al que ahora es mi marido, una bellísima persona y nada que ver con mis anteriores parejas. Yo me empecé a querer un poco mas a mi misma. Quizá por eso lo encontré.

    ResponderEliminar
  5. Quizas, el agresor es mas desgraciado que nosotros Mª Jose,Ho quizas el tenderle la mano es la ultima oportunidad, de perdon,al dolernos el castigo que merece.

    Sentimiento del bien y del mal, que ban votando como una pelota de pared ha pared, en una abitación cerrada,

    ResponderEliminar
  6. Lo primero es felicitarte por este espacio, vengo de Prohibido Callar, gracias por tu comentario :)

    Lo primero es la sociedad, mi madre (cuando yo era pequeña)fué a denunciar a mi padre y el policia le dijo que algo habria hecho para que mi padre le pegara...cuando volvio a casa mi padre le abrio la cabeza con una botella de vino, en fin...

    Yo por desgracia tambien he sufrido cosas en casa pero a nivel psicologico, jamas me puso la mano encima porque tenia muy claro que lo haria una sola vez y porque me pillara descuidada, pero a cambio supo hacerme daño a traves de mis hijos.

    ¿Por que aguantamos? hay varias razones

    1º te dices a ti misma que el Amor lo hara cambiar.
    2º Ahora hay ayudas en el centro de la mujer, antes te podias morir de hambre ya que el hombre era el que trabajaba y la mujer cuidaba de los niños (afortunadamente no es mi caso)
    3º El miedo al rechazo de la familia.
    4º Segun la sociedad una familia monoparental no esta capacitada para educar a los niños...

    No pararia pero no quiero hacerme pesada, son demasiadas las trabas, pero si quiero dejar clara una cosa:

    Se sale, se conoce la felicidad, se conoce una vida nueva y se conoce gente que se vuelca en ayudar, solo hay que buscar ;)

    Besitossssssssssssss

    ResponderEliminar
  7. quizas sea dificil de comprender pero supongo que habra que tener en cuenta muchas circustancias, el hecho de cometer un delito ha veces no supone que seas una persona mala, como explicacion deja mucho que desear, pero supongo que es por tratar de darle un sentido
    un besito preciosa

    ResponderEliminar
  8. Una gran entrada para explicar el porqué las mujeres aguantan a su maltratador tanto tiempo, defendiéndole inclusive. Algo similar a tu entrada de la parábola hervida ¿no?
    Un besote hermosa.

    ResponderEliminar
  9. Hola cielo muy interesante entrada eso tampoco lo entendere yo nunca vivir con el maltratador no se verdad nunca lo entendi
    un beso corazon espero que estes bien

    ResponderEliminar
  10. Es algo que para las personas que no lo hemos vivido nos cuesta entender, pero lo razonas y explicas muy bien.

    Abrazos Basilea y buenos deseos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Basileia, no sabria decir cual es la circustancia que hace que una persona siga al lado de su maltratador.

    Leyendo lo que pones ahí arriba, parece que cualquiera de las causa podria ser la correcta, pero seguramente las cuatro lo son,dependiendo de los casos.

    Un beso
    el lio de Abi

    ResponderEliminar

Seria interesante saber tu opinión. Gracias.

Related Posts with Thumbnails

DIFUNDE ESTOS BANNERS, GRACIAS